En casa de Chela Armesto con Raul García Luna firmando una dedicatoria de Amar el Mar

con chicos de Las Plumas 1972

con choclo (D. Choclin) en Las Plumas 1972

Acha con Hernán, de Beccar – las plumas 1972

Acha y Choclin – Futalaufquen, Chubut – 1972

en Las Plumas, Chubut 1972

Acha en estacion de tren de Esquel – 1972

siesta en Las Plumas (varados) 1972

preparando café en Puerto Pirámides, Chubut 1972

Playa de Puerto Pirámides

Panorámica Puerto Pirámides, Península Valdez, Chubut 1972

PROYECTO MOEBIUS

“Nuestro paso por la vida es
una constante peregrinación
al Punto Impropio. Esta
experiencia es, por lo tanto,
un capítulo de nuestro
Viaje al Infinito.”

Gonzalo Tato, 20 años, asiduo visitante de la Facultad de Arquitectura, y Jorge Luis Acha, 36 años, artista plástico, comenzaron los preparativos para que en los últimos días de diciembre puedan iniciar la navegación del Río Negro, desde la confluencia de los ríos Limay y Neuquén, hasta su desembocadura en el Océano Atlántico.

Utilizarán para ello una embarcación de madera, de 4 metros de eslora por un metro y medio de manga, impulsada a remos y bautizada “El Contenedor”.

El propósito del trayecto es continuar con el relevamiento de la Patagonia iniciado en 1980, cuando se siguieron, entre otros objetivos, las rutas de Darwin, el Perito Moreno y Madsen.

Así como Thor Eyerdahl, con su “Kon Tiki”, intentó demostrar que los aborígenes americanos poblaron la Polinesia; así como el español Vital Alzar, con sus expediciones en balsa, unió el continente americano con Australia o Timothy Severin, con el “Brendan”, comprobó que América fue descubierta por los vikingos, así Acha y Tato confirmarán su teoría de que los aborígenes de nuestro Sur nunca salieron de la Patagonia.

El viaje encierra, además, un estudio sobre la Supervivencia: se potabilizará el agua, se procesarán alimentos y se utilizará la energía del medioambiente, todo de manera artesanal; y se analizará la convivencia del Hombre con el Hombre y del Hombre con el Cosmos.

Un tercer tripulante participará del intento; será un animal, cuya especie aún no fue decidida denominado en el Proyecto Moebius “Ser Viviente”, que se supone analizará desde su perspectiva la relación Cosmos-Homo Sapiens (?) o lo que le plazca.

Tanto las consideraciones Físicas como las Metafísicas estarán reflejadas en un Cuaderno de Bitácora; documento para quienes navegaron, navegan o buscan navegar.

Sin más…

Buenos Aires,

8/11/83.